febrero 02, 2012

Declaración del Kalon Tripa (Primer Ministro) Dr. Lobsang Sangay sobre los recientes asesinatos de Tibetanos por parte del Gobierno de la República Popular de China

Mientras los chinos de todas partes estaban celebrando los primeros dos días del Año del Dragón, el 23 y 24 de enero de 2012, la policía china disparaba indiscriminadamente a cientos de tibetanos que se habían reunido pacíficamente para reclamar sus derechos básicos en Drakgo, Serthar, Ngaba y Gyarong, y otras áreas tibetanas vecinas. Se informó que seis tibetanos fueron asesinados y alrededor de sesenta heridos, algunos en condición crítica.

Por terribles actos como estos y la represión sistemática de los tibetanos, el resentimiento y la ira entre los tibetanos contra el gobierno chino solo ha crecido, desde los levantamientos masivos de marzo de 2008.

Desde la invasión del Tíbet, el gobierno chino ha reclamado que busca crear un paraíso socialista. Sin embargo, los derechos humanos básicos están siendo negados a los tibetanos, el frágil medioambiente está siendo destruido, el idioma y la cultura tibetanos están siendo asimilados, los retratos de Su Santidad el Dalai Lama están prohibidos, y los tibetanos están siendo económicamente marginados. Tíbet se encuentra en un bloqueo virtual. A los extranjeros se les ha prohibido viajar al Tíbet ahora y la región entera está esencialmente bajo ley marcial no declarada.

Insto al liderazgo chino a prestar atención a los gritos de los manifestantes tibetanos y a aquellos que han cometido auto-inmolación. Ustedes nunca tratarán las genuinas quejas de los tibetanos ni restaurarán la estabilidad del Tíbet a través de la violencia y el asesinato. La única manera de resolver la cuestión tibetana y llevar paz duradera es por el respeto de los derechos del pueblo tibetano y a través del diálogo. Como alguien, profundamente comprometido con el diálogo pacífico, el uso de la violencia contra los tibetanos es inaceptable y debe ser fuertemente condenado por toda la gente en China y en todo el mundo.

Hago un llamado a la comunidad internacional a mostrar solidaridad y elevar sus voces en apoyo de los derechos fundamentales del pueblo tibetano en este tiempo crítico. Pido que la comunidad internacional y las Naciones Unidas envíen una delegación investigadora a Tíbet y que los medios del mundo tengan también acceso a la región. Los líderes de Beijing deben saber que el asesinato de los propios “miembros de su familia” está en clara violación de las leyes internacionales y de las leyes chinas, y tales acciones ponen en duda la legitimidad moral de China y su postura en asuntos mundiales.

Quiero decirles a mis queridos hermanos y hermanas de dentro de Tíbet que escuchamos sus gritos fuertes y claros. Los instamos a no desesperar y moderar sus medidas extremas. Sentimos vuestro dolor y no permitiremos que los sacrificios que han hecho sean en vano. Todos ustedes están en nuestro corazón y en nuestras oraciones cada día.

A mis compatriotas tibetanos, les pido que no celebren el Losar (Año Nuevo Tibetano), el que cae el 22 de febrero de este año. Sin embargo, por favor, observen los básicos y acostumbrados rituales religiosos tales como ir al templo, quemar incienso y hacer ofrendas tradicionales.

Para demostrar nuestra solidaridad con los tibetanos en Tíbet, insto a los tibetanos y a nuestros amigos de todo el mundo, a participar en una vigilia mundial el miércoles 8 de febrero de 2012. Enviemos un mensaje fuerte y claro al gobierno chino de que la violencia y el asesinato de tibetanos inocentes son inaceptables. Les pido a todos realizar estas vigilias pacíficamente, de acuerdo con las leyes de su país, y con dignidad.

Fuente: http://spanish.tibetoffice.org/